Vuelven la esperanza y los abrazos

La alegría del tacto: Hoy miles de bebés confinados recibirán el primer abrazo de sus abuelas.

¡Pero espera! ¿Está mal ser feliz? Esta mañana hay muchas noticias desalentadoras, pero también hay muchas razones por las cuales es un momento maravilloso para estar vivo.

Las medidas de distanciamiento social en el Reino Unido recomendaron no abrazarse. A partir de hoy esas restricciones se han levantado.

¿Deberíamos celebrar el Feliz Lunes? Más de 4.000 personas mueren cada día en la India. Están surgiendo nuevas variantes.

Detrás de las noticias hay esperanza. Ese fue el argumento del pensador sueco Hans Rosling, quien explicó que tenemos muchas razones para estar alegres.

Somos más ricos. En los últimos 20 años, el número de personas en pobreza extrema se ha reducido casi a la mitad.

Estamos más sanos. Hace dos siglos alrededor del 25% de los niños murieron en su primer año. La esperanza de vida mundial era de 28,5 años. Ahora es 71,7 y la mortalidad infantil está por debajo del 4%.

Estamos más seguros. Los índices de asesinatos han disminuido cada década desde la Segunda Guerra Mundial y las guerras son cada vez menos frecuentes y menos mortales.

Somos más inteligentes. En 1800 el 12% del mundo sabía leer y escribir. Ahora, menos del 15% son analfabetos.

Más democráticos. Al final de la Segunda Guerra Mundial había 12 democracias, para el 2002 estas habían superado a las autocracias como la forma más común de gobierno.

Estamos más conectados. En 1837 se envió el primer mensaje electrónico entre las estaciones de tren de Londres. Ahora hay 4.66 mil millones de usuarios de Internet que comparten conocimientos de una manera imposible hace una generación.

Los pesimistas advierten que estas tendencias se invirtieron durante las guerras mundiales y no podemos saber qué nos depara el futuro.

Entonces, ¿está equivocada la felicidad?

Recuperemos los abrazos

Sí. Los felices viven en la luna. Se centran en los placeres. La felicidad nos vuelve complacientes. Las personas inteligentes son inquietas, descontentas con el estado del mundo y siempre piensan en cómo se puede mejorar.

No. Se necesita inteligencia para ser feliz. Nuestro instinto es esperar lo peor, si reflexionamos y consideramos los hechos, podemos tranquilizarnos. La inteligencia es más que hechos y cifras.

Tú Decides

  1. ¿Se está convirtiendo el mundo en un lugar mejor o peor para vivir?

Actividades

  1. If you could have anything in life you needed to make you happy, what would it be? Write a paragraph about it in Spanish.

Unos Dicen

“La felicidad en las personas inteligentes es lo más raro que conozco”

Ernest Hemingway (1899 – 1961), escritor americano

¿Tú qué crees?

P & R

¿Qué sabemos?
En general, se acepta que nuestros cerebros están programados para la negatividad. Los psicólogos llaman a esto nuestro sesgo de negatividad y tiene un propósito evolutivo muy útil: mantenernos vivos. Las malas noticias causan más impresión que las buenas. En la jungla, nuestro ancestro pesimista pensaba que cada rama era una posible serpiente. Su hermano de pensamiento positivo estaba feliz, esperaba lo mejor y fue mordido por la siguiente serpiente. En términos evolutivos, la felicidad es una mala estrategia.
¿Qué desconocemos?
Un tema de debate es si el mundo está mejorando o empeorando. Optimistas como Rosling y Pinker insisten en que solo presentan los hechos. Sus críticos dicen que están siendo selectivos sobre los hechos que eligen y poco realistas al esperar que las tendencias continúen. Desconocen el cambio climático, los rápidos índices de deforestación y extinción de especies y la creciente brecha entre ricos y pobres.

Atención Al Vocablo

Distanciamiento social
Social distance
Restricciones
Restrictions
Estar alegres
To be cheerful
Pobreza extrema
Extreme poverty
La esperanza de vida
Life expectancy
Los índices de asesinatos
Murder rates
Más inteligentes
Smarter
Analfabetos
Illiterate
Habían superado
Had overtaken
Conectados
Connected
Usuarios
Users
Tendencias
Trends
Complacientes
Complacent
Inquietas
Restless
Tranquilizarnos
Reassure ourselves