Trabajar menos podría salvar al mundo

Cuatro personajes memorables asociados con adicción al trabajo.

‘El tiempo es dinero’, pero un nuevo libro argumenta que nuestras largas jornadas de trabajo están causando estragos en la salud y el medio ambiente. ¿Es hora de reducir las horas?

En 1930, el gran economista John Maynard Keynes predijo que los trabajadores del siglo 21 trabajarían un promedio de 15 horas a la semana. El progreso tecnológico, a su juicio, duplicaría la productividad y eliminaría las largas jornadas laborales.

¡Qué equivocado estaba! Hoy en día, los adultos británicos trabajan un promedio de 42,7 horas por semana. Los gobiernos tienden a ver esto como algo positivo argumentando que el número de horas que trabajamos, mantiene una economía productiva y saludable.

Sin embargo, un grupo de economistas desafían esta supuesta lógica en un nuevo libro titulado Time On Our Side (El tiempo está de nuestro lado), donde argumentan que lejos de mejorar nuestras vidas, las largas jornadas envenenan nuestra salud, nuestra felicidad y nuestro medio ambiente – sin realmente mejorar la economía.

Puede parecer absurdo que trabajar más duro no sea bueno para la economía, pero hay evidencia que lo respalda. En Holanda, Alemania y Noruega, que disfrutan de saludables economías, se trabajan menos horas que en el resto del continente. Las jornadas más largas. La investigación también sugiere que los trabajadores de medio tiempo tienden a lograr más por hora que sus compañeros de tiempo completo.

Las largas jornadas pueden causar peores estragos que la ineficiencia. Por un lado, el estrés por exceso de trabajo se ha relacionado con problemas de salud mental y física. Cada hora que pasamos en el trabajo es una hora menos invertida en la construcción de relaciones y tiempo con niños y ancianos -tareas no reconocidas en las estadísticas de productividad, pero de vital importancia para una sociedad próspera.

Los autores del libro sostienen que los salarios ganados por nuestras largas jornadas se canalizan en un estilo de vida consumista que es ‘éticamente indefendible y políticamente insostenible’: cuanto más ganamos, más compramos y más sufre el planeta.

Contra reloj

‘He vendido mi alma a mi trabajo,’ expresan algunos cansados trabajadores, ‘denme una jornada semanal de 21 horas expensas de mi sueldo.’ El tiempo es lo más valioso que tenemos y debemos atesorar cada hora.

Los adictos al trabajo optan por lo contrario: se tiene que trabajar arduamente para encontrar significado y plenitud en la vida; la única manera de llegar lejos es a base de esfuerzo y dedicación laboral. Dejen atrás la ociosidad y dediquen su vida a algo productivo.

Tú Decides

  1. La mayoría de la población en las sociedades modernas necesita más tiempo que dinero. ¿Estás de acuerdo?
  2. ¿Trabajar duro es intrínsecamente bueno?

Actividades

  1. Juego de roles: organiza una discusión entre un empleado que cree que deben trabajar menos horas y un empleador que esté en desacuerdo.
  2. ¿Cuántas horas a la semana consideras que es razonable trabajar? Escribe tu respuesta en secreto y luego compararlo con el resto de la clase para después calcular el promedio.

Unos Dicen

“El trabajo es un mal necesario que se debe evitar.’Mark Twain.”

¿Tú qué crees?

P & R

Nunca trabajaré una semana de 40 horas: trabajar de 9 a 5 no es para mí.
Hay muchas carreras con un ritmo de trabajo diferente – se puede trabajar por cuenta propia o como freelance, por ejemplo. Pero no creas que es una salida fácil: sin la seguridad de un contrato ordinario puedes acabar trabajando aún más al trabajar y buscar trabajo.
Entonces, ¿no hay de otra?
Eso no es del todo cierto. El número de personas que trabajan a tiempo parcial en los países desarrollados está aumentando rápidamente. Eso es en parte debido a la escasez de puestos de trabajo a tiempo completo, pero para algunas personas puede ser también una opción positiva. Tendrías que compensar menos salario por menos horas.  La cuestión está en poder reconocer si tu tiempo tiene más valor en la oficina o fuera de ella.

Atención Al Vocablo

John Maynard Keynes
Probablemente el más famoso e importante economista del siglo XX. Keynes desafió la idea clásica de que el libre mercado se regula a sí mismos y argumentó que una economía sana necesita inversión y regulación estatal. Los economistas y los políticos siguen fuertemente en desacuerdo sobre la veracidad de estas teorías.
Productividad
Una medida de producto final por unidad de trabajo invertido. Si un trabajador alcanza la misma cantidad en seis horas mientras otro lo hace en el 12, éste será dos veces más productivo. Las ganancias en productividad pueden provenir de mejoras tecnológicas (un agricultor con un tractor cosecha cultivos de manera más eficiente que un campesino con el arado), la educación formal u otras fuentes menos tangibles.
Reconocidas
Las calificaciones de productividad sólo miden trabajo con resultados económicos mensurables. Esto excluye, por ejemplo, el trabajo de los cuidadores o asistentes y a menudo de los profesores.